La historia recuerda al ‘Abel de América’

Este 4 de junio se recordaron 181 años de que una bala arrebató del proceso de cambio que se vivía en América Latina al mariscal venezolano Antonio José de Sucre, insertándolo para siempre en la Historia de la región.

El héroe de Independencia sudamericana, Antonio José de Sucre

El héroe de Independencia sudamericana, Antonio José de Sucre

Nacido en Cumaná el 3 de febrero de 1795, Sucre vivió apenas 34 años, durante los cuales generó y protagonizó los episodios más importantes de la historia de Sudamérica, ayudándola a liberarse del yugo español para convertirse en una región de pueblos autónomos y libres.

Inició a los 15 años su preparación militar, uniéndose en ese momento al primer movimiento libertario de su país.

Entre los capítulos más importantes de su vida, están el inicio en los combates junto a José de Miranda en batallas de 1811 hasta la capitulación de San Mateo al año siguiente. En 1818 inició la unión inseparable con el padre de cinco naciones, Simón Bolívar, para conseguir el objetivo de liberar a todos los pueblos de nuestra América.

El 6 de mayo de 1821, Guayaquil tuvo el honor de recibir a Sucre, quien fue parte importante en la meta trazada por la División Protectora de Quito, que salió desde el Puerto Principal, liberando a cada rincón del aún Departamento del Sur (futuro Ecuador), hasta concluir con gloria la Independencia, en el volcán Pichincha, el 24 de mayo de 1822.

“Por las manos de Sucre la Victoria

ciñe a Bolívar lauro inmarcesible.

¡Oh Triunfador! la palma de Ayacucho,

fatiga eterna al bronce de la Fama,

segunda vez Libertador te aclama”

Así reza un fragmento del Canto a Junín, escrito por José Joaquín de Olmedo, y donde menciona la figura del Mariscal de Ayacucho en la historia no solo ecuatoriana sino de toda Sudamérica.

Fue el segundo presidente de Bolivia y gobernador en Perú. La Historia comenta que era candidato firme para ser el primer mandatario de Ecuador en 1830, año en que fue asesinado en las montañas colombianas de Berruecos, tras lo cual se lo conoce también como el ‘Abel de América’, bautizado así por Bolívar.

En agradecimiento a su incalculable labor por darnos Libertad, los pueblos americanos le han rendido homenajes de diversas formas: con monumentos, nombres de calles, de provincias y hasta con monedas, como ocurrió con Ecuador hasta el 2000, cuando adoptó una moneda extranjera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s